Bookmark Us

Agregar a favoritos:    Boletodecine.com        

Recordando a "Aliens"

El terror sufrió un temblor inevitable cuando se produjo el estreno de 'Alien, el octavo pasajero' en 1979. Siete años después, Fox recuperó su legado con una secuela que no sufrió el síndrome de las continuaciones forzadas en Hollywood. El popular estilo de James Cameron fue vital para que 'Aliens: el regreso' mantuviera intacto el horror claustrofóbico, al mismo tiempo que incrementó la intensidad de la acción y la relevancia de Ripley como una de las mejores heroínas del séptimo arte.

El 18 de julio de 1986, Ripley regresaba a la gran pantalla tras haber sobrevivido al xenomorfo y haber quedado integrada en el imaginario de la cultura contemporánea. En un año dominado por 'Top Gun', 'Aliens: el regreso' no quedó demasiado mermada por su restrictiva calificación R y aglutinó supuestamente 180 millones de dólares alrededor del mundo. Una cifra que puede sonar ridícula si comparamos con los posteriores triunfos de Cameron, pero que en aquel momento fue un resultado muy rentable para el estudio, que desde entonces no ha parado de explotar la franquicia.

En la gala de los Oscar celebrada en 1987, la Academia reconoció la innovadora labor de los equipos de efectos especiales de la secuela con dos galardones. Además, sumó otras cinco nominaciones, incluida la dedicada a Sigourney Weaver como actriz protagonista, que se fue de vacío tras la victoria de Marlee Matlin. Hoy en día, Ridley Scott sigue batiendo los huevos de oro de la saga, pero muy a su pesar fue Cameron el que logró igualarle hace ya tres décadas. Por eso recordamos los mejores momentos del proceso de creación de una película inolvidable:

1. Los ejecutivos fueron engañados una vez más al final del proceso. Cuando los escépticos responsables de Fox vieron uno de los primeros cortes de la película, se quejaron a la productora Gale Anne Hurd, recién casada con Cameron, de que la mayor parte del presupuesto se había invertido en sets de rodaje en vez de en efectos especiales. Sin embargo, esos sets habían sido elaborados a partir de miniaturas y efectos ópticos, por lo que sí que eran efectos especiales, tan logrados que llegaron a despistar a los ejecutivos.

2. Aunque muchos actores hablan de cómo se llevaron algo de algún rodaje, nadie se atrevió a llevarse a casa el nido del alien de la película de James Cameron. Allí se quedó, en el set de rodaje, donde fue encontrado intacto por el equipo de grabación de 'Batman'. La película de Tim Burton reutilizó esos decorados para ambientar el set de la planta química de Gotham en la que Bruce Wayne desarrolló sus pesquisas.

3. En el cine, trabajar con niños nunca es fácil. En el caso de 'Aliens: el regreso', la pequeña Carrie Henn impactó con sus gestos en pantalla, pero Cameron tuvo que saber manejarse con ella para alcanzar ese resultado. Hubo una escena en la que los nervios del cineasta fueron puestos a prueba, cuando Henn tenía que deslizarse por el conducto de ventilación. Pero la niña no paraba de arruinar las tomas para poder repetirlas y seguir tirándose por ese conducto, que ella tomó como un tobogán. Cameron se dio cuenta y le prometió que si completaba correctamente la escena le permitiría jugar. Los dos se pusieron de acuerdo y Carrie pudo jugar a sus anchas.

4. Fox depositó plenamente su confianza en James Cameron. Tras leer las primeras 90 páginas del guion del canadiense, los ejecutivos quedaron tan prendados que, cuando Cameron dejó a un lado la película para rodar 'Terminator', el estudio decidió esperarle para que terminara de desarrollar el libreto y completar la película bajo su mando. En ese momento se consolidó una relación laboral que culminaría con los éxitos masivos de 'Titanic' y 'Avatar'.

5. Si el rodaje de una película se puede convertir en un campo de batalla, no hay nadie mejor que un militar para desenvolverse con destreza por esos lares. Ese fue el origen laboral de Al Matthews, que encarnó a un sargento de los Marines en 'Aliens: el regreso'. Además, durante su servicio en Vietnam se convirtió en el primer soldado negro que fue ascendido al rango de sargento, por lo que se convirtió en emblema de la igualdad en un organismo tan arcaico como puede ser el ejército.

6. A pesar de ser uno de los intérpretes más reconocidos y reconocibles del reparto de la película, Lance Henriksen, anunció a sus personas más cercanas que si no le iba bien con este personaje se retiraría de la actuación. El actor ya estaba cansado de interpretar roles similares, pero James Cameron sacó de nuevo lo mejor de él para brindarnos uno de sus personajes más relevantes: Bishop.

7. Uno de los fuertes de 'Alien, el octavo pasajero' fue su elaborado trabajo de diseño de producción. La Nostromo era un espacio fascinante, con un diseño exterior que nos atrapó tanto como a sus personajes, al igual que el transbordador Narcissus, que formaba parte de la amplia nave. En la secuela, el transbordador también tuvo relevancia, pero el equipo tuvo que ingeniárselas para imitarla sin contar con las maquetas ni los diseños originales. La solución fue ver sin parar la cinta original para tomar apuntes y recrear los espacios.

8. Con la absorción de los estudios de cine por parte de grandes compañías en los años ochenta, que se intensificaría en los noventa, las proyecciones de prueba se convirtieron en un hábito de la industria. De esa manera se comprobaba la recepción de la película por parte del público antes de su estreno, pero con 'Aliens: el regreso' no se pudo completar esta práctica. No fue porque Fox no quisiera hacerlo, sino porque el proceso de edición se dilató tanto que el montaje final no estuvo completado hasta una semana antes de su llegada a los cines.

9. La etiqueta de culto no aceleró la puesta en marcha de una secuela de 'Alien, el octavo pasajero'. Uno de los obstáculos fue la negativa de los ejecutivos a aceptar las exigencias contractuales de Sigourney Weaver. Cameron ya se encontraba inmerso en el proyecto cuando contrajo matrimonio, pero antes de irse de luna de miel avisó de que el problema debía estar resuelto cuando volviera. Obviamente, no se solucionó. Entonces el canadiense activó su mente de guionista para planear una estratagema que desatascara el embrollo: llamó al agente de Arnold Schwarzenegger, revalorizado tras el éxito de 'Terminator', y le dijo que tenía la intención de sustituir a Ripley por el actor austriaco. Entonces el agente se puso en contacto con el colega que representaba a Weaver, que a su vez se dirigió al jefe de producción de Fox. De esa manera Cameron metió el miedo en el cuerpo a los ejecutivos, que finalmente decidieron aceptar el trato ofrecido por Weaver.

10. La Academia valoró muy positivamente el trabajo de Sigourney Weaver en esta cinta al nominarla a mejor actriz. No se llevó la estatuilla a casa, pero rompió un techo de cristal que no tardó en imponerse de nuevo. En aquel 1987, Weaver fue la primera actriz protagonista de una película de acción nominada al Oscar. Poco después recibió otras dos nominaciones en el terreno del drama, pero no cabe duda de que Ripley es su personaje eterno.



Últimos reportajes: